Los delitos societarios: ¿En qué consisten?

Se trata de un conjunto de delitos que se engloban en un capítulo común, porque todos ellos se cometen en el seno de una empresa o en relación a ella, y que por tanto no solo pueden afectar al patrimonio de personas físicas (como los socios de la empresa), sino también al patrimonio de lo que en Derecho se conoce como personas jurídicas (la sociedad o empresa en sí misma considerada).

El concepto penal de “Sociedad”
En el contexto penal, el concepto de “sociedad” es muy amplio, porque engloba no solo aquellas que son mercantiles (anónimas, limitadas, profesionales, etc.), sino también por ejemplo, las cooperativas, Cajas de Ahorros, mutuas, entidades financieras o de crédito, y fundaciones.

En definitiva, se considera “sociedad” a efectos penales, cualquier entidad que participe de modo permanente en el mercado para el cumplimiento de sus fines, aunque también se incluyen las sociedades en formación.

Al mismo tiempo, estos delitos se han configurado en el Código Penal también con vista a proteger intereses más genéricos, más allá de la salvaguarda de patrimonios individuales, como es el funcionamiento del orden socioeconómico.

¿Quién puede cometer delitos societarios?

Los delitos societarios son “delitos especiales”, lo cual significa que solamente pueden ser cometidos por aquella persona que reúna unas características concretas. En el caso concreto de los delitos societarios, estos solo pueden ser cometidos por un administrador de hecho o de derecho de la sociedad, o bien un socio de la misma.

Obviamente, puede que otras personas que no fuesen administradores o socios hayan participado en la comisión de un delito societario, y tendrán responsabilidad penal por ello, pero nunca como autores del delito.

Un administrador de derecho es aquél que ha sido nombrado por la sociedad cumpliéndose todos los requisitos formales que establece la legislación mercantil.

Si ese nombramiento fue defectuoso o por ejemplo no se inscribió en el Registro Mercantil, entonces el administrador habrá ejercido las funciones propias del cargo frente a terceros, pero como administrador de hecho.

¿Qué sucede si el órgano de Administración es Colegiado?
En numerosas empresas, el cargo de administrador no lo ejerce una sola persona (como “administrador único”), sino que se ejerce por un órgano colegiado llamado Consejo de Administración, formado por varios administradores.

En estos casos, es necesario diferenciar entre la responsabilidad mercantil y la responsabilidad penal. Puede que por un mismo hecho, un administrador sea responsable de forma mercantil pero no penal. Esto sucede porque en el ámbito mercantil, la responsabilidad de los miembros del Consejo es solidaria (“compartida”); sin embargo, la responsabilidad penal siempre es personal.

Condición de Perseguibilidad

Estos delitos solo pueden ser perseguidos si los denuncia la persona afectada, pero hay excepciones:

– El Ministerio Fiscal puede perseguir estos delitos aunque no haya denuncia del afectado, cuando el agraviado sea un menor de edad, una persona incapaz o desvalida.

– Tampoco es necesario que exista denuncia si los hechos afectan a una pluralidad de personas o al interés general.

Cuando la persona agraviada es la propia sociedad, la denuncia no puede ser interpuesta por una persona física. Para interponer denuncia, es necesario que se adopte un acuerdo del órgano que representa esa voluntad social.

 

Tipos de Delitos Societarios

dos personas firmando documentación empresarial, ilustrando un delito societarioLea aquí más información sobre el delito de blanqueo de capitales y de dinero negro.

Resuelva sus dudas

preguntas frecuentes sobre el lavado de dineroConsulte nuestra sección de preguntas frecuentes y salga de dudas sobre el delito y las consecuencias del delito de blanqueo de capitales.

¿Necesita ayuda legal?

logotipo de Chabaneix Abogados penalistasEn Chabaneix somos especialistas en Derecho Penal, solo nos dedicamos a delitos graves y tenemos una amplia experiencia en casos de este tipo.